25 de abril de 2016

Homenaje Fashion Revolution Day Madrid - Rana Plaza




Tal día como hoy, un 24 de abril de hace tres años, un edificio de ocho plantas se vino abajo lleno de trabajadores de la industria textil. Murieron casi 1200 personas. Un hecho lamentable y largamente anunciado que hizo despertar al mundo entero a una realidad dura e injusta: nuestra ropa, ropa fast fashion, low cost, se confecciona en unas condiciones laborales y medioambientales pésimas.

No obstante, este acontecimiento tan terrible no fue en vano y devino en un movimiento internacional que echó a andar en Londres de la mano de Orsola de Castro y Carry Sommers y se dio en llamar Fashion Revolution con la intención de servir de toque de atención y alarma sobre una industria que necesita claramente un cambio profundo y al que ya se han unido más de 80 países y centenares de capitales en todo el mundo.

Hoy Madrid se suma a todas estas ciudades y se unen a esta revolución profesionales de toda índole, desde los diseñadores, patronistas, modistas que diseñan y cosen nuestra ropa hasta los periodistas que comunican este mundo nuevo, artistas con necesidad de cambio, actores, abogados, ingenieros, maestros, personas que nos sentimos comprometidos con nuestra época y que buscamos hacerla florecer en un período más consciente, sostenible, responsable que buscamos dejar atrás una empresa basada en la competitividad salvaje, la productividad a cualquier precio.

Queremos que se sepa que la industria textil es la segunda industria, después del petróleo más contaminante del Planeta. Que es una industria donde las condiciones laborales dejan mucho que desear. Que no queremos que nuestra ropa la hagan niños, que no queremos que se trabaje en jornadas extenuantes y que se paguen salarios ridículos.

En recuerdo de todos aquellos que han fallecido fabricando una ropa en condiciones de explotación, inhumanas e insalubres y muy contaminantes estamos aquí. Este es nuestro homenaje. Entendemos que esto es una responsabilidad de todos y que está en nuestras manos impulsar un cambio. Nosotros como consumidores tenemos la última palabra, nosotros decidimos con nuestro comportamiento, con nuestras compras y con nuestro dinero a quién queremos seguir apoyando y hoy, aquí, nos comprometemos a apoyar la transparencia, la producción ética y sostenible.


Nos comprometemos con un mundo nuevo, un mundo con alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario